Archivo de la etiqueta: tipos de jugada

Ganar en los dados

Ganar en los dados
Para ganar en los dados se puede proceder de dos maneras muy distintas. La primera consiste en hacer trampa. La segunda en seguir estrategias legales y confiables. En cuanto a lo primero, se puede hacer trampa con los dados sin necesidad de trucarlos. Un jugador deshonesto y avezado puede arrojar los dados de tal modo que incremente las posibilidades de que se muestre una faz del mismo. En los craps que se juegan en un casino, los participantes deben lanzar los dados de tal suerte que reboten en la pared. De esta manera se elimina casi por completo cualquier ocasión de abuso.

No obstante, si los dados rebotan contra una superficie blanda un jugador experimentado aun puede proceder con ciertas trampas a su favor.

Difícil trance

Lo complicado es determinar quien es el jugador que está cometiendo trampa con los dados. Medir y pesar los dados a lo largo de una partida de juego, en realidad no es procedente. A final de cuentas las modificaciones que pudieran tener serían mínimas, tanto, que difícilmente podrían ser detectadas. Lo mejor es no participar en partidas improvisadas en donde no se conoce a ciencia cierta la integridad de los demás participantes y mucho menos la procedencia de sus dados. En el caso de los casinos, se supone que la casa protege a los jugadores. Sin embargo, es preciso no confiarse y mantenerse atentos a las circunstancias y detalles que allí acontezcan.

Métodos aceptados

Por el contrario, quien juega lealmente a los dados hace lo correcto, puesto que se trata de los clásicos de casino que más probabilidades brinda de ganar a los participantes. Por ejemplo, en este juego, los contendientes pueden lanzar una apuesta sin ventaja para la banca y la casa paga de acuerdo a las reales probabilidades que se presenten. Para aprovechar al máximo esta situación, los jugadores de dados pueden proceder de la siguiente manera: la apuesta debe de colocarse en la barra de no pase. Con ello se le concede una ventaja mínima al casino, 1,4% y no más que eso. De tal suerte que sabiendo manejar este sistema un jugador de dados puede lograr buenas rachas y ganar notables cantidades de dinero en cada lance. Otras apuestas ganadoras en los dados son por ejemplo, la apuesta Horn, apuesta a duros, Gran 6 y Gran 8 y las apuestas de Campo. Por todo lo anterior, los dados son uno de los juegos de casino más nobles y fascinantes que existen.

Consejos para ganar al poker

Si quieres ganar, sigue estos consejos
Si quieres ganar, sigue estos consejos
Lo que se busca es condensar en breves meditaciones algunas grandes cuestiones y circunstancias que se relacionan con este clásico de los juegos de azar. El poker implica así, como veremos, una rara combinación de emotividad y razonamiento.

Para no olvidar

Se considera frecuentemente que en el poker gana la carta más alta, sin embargo, esto no siempre sucede. La verdad es que la carta que gana es la que aparece en el momento más oportuno, de acuerdo al juego que manejan cada uno de los rivales. Otra recomendación frecuente es la de controlar el temperamento propio al jugar. Y es que a veces es adecuado ir a ciertas manos, pero en otras no lo es.

Esta observación sí es pertinente puesto que el poker como todos los juegos de azar deben ser abordados con una sabia distancia que permita saber cual es la mejor vía de acción y así propiciar mejor el triunfo. Las emociones deben impulsar a un jugador, pero nunca obcecarlo.

Un buen consejo

Es frecuente interesantes diagnósticos acerca del póker. Por ejemplo, uno de ellos considera que en este juego de casino, la inteligencia, el buen juicio y la intuición atraen a la suerte. Los dos primeros elementos para saber qué naipes manejar y el tercero para atender a la voz interior que generalmente guía a los campeones hacia las máximas hazañas. En cambio otras consideraciones no parecen tan atinadas. Como muestra basta pensar en esa persistente imagen que se tiene de los jugadores de poker como personas ambiciosas a las que les agrada demasiado el dinero y la obtención fácil del mismo en los casinos. Esta opinión carece de fundamento y es demasiado reduccionista puesto que deja de lado una serie de valiosos factores que se relacionan con la práctica del poker.

Y es que en este juego de azar, aspectos sumamente provechosos para la personalidad se acrisolan, por ejemplo, la competitividad, la perspicacia y la capacidad de calcular probabilidades. Cada una de estas actividades puede ser aprovechada tanto dentro como fuera de los salones y casinos. El poker es, en cierta manera, una escuela de vida que debe aprovecharse a plenitud, puesto que muchas experiencias que se adquieren en la mesa de juego pueden ser valiosas para otras circunstancias de la cotidianidad.

Para jugar en las máquinas tragaperras

Las tragaperras tienen también sus truquillos
Las tragaperras tienen también sus truquillos
Los juegos de azar, desde cierta perspectiva, son singulares rituales que nos brindan la vivencia de lo incierto, nos provocan el temor y el temblor de la incertidumbre radical que anima el corazón del mundo. Por esa misma razón hay que adoptar un cierto talante para jugar cada uno de ellos. En el póquer la astucia y el arrojo extremo es lo que conviene, la capacidad de engañar y no ser engañado.

En las máquinas tragaperras, en contraste, es otra manera, una muy distinta, como debe de conducirse un jugador que aspire a ganancias significativas. Conozcamos algunas claves para logarlo, a continuación

Secretos para ganar

Hay que jugar a los slots con un aceptable porcentaje de pago, es decir, un 95%. Es indispensable conocer las probabilidades y los pagos para poder estructurar la mejor estrategia posible. Hay que monitorear que máquinas de slots con mayor frecuencia de premios. Ese tipo de máquinas son las que habitualmente se colocan en la entrada de un casino, estratégicamente, para atraer el mayor número de apostadores.

Jugar con inteligencia

No es recomendable jugar durante toda la velada en una misma máquina tragaperras. No por hacerlo así aseguraremos premio alguno. Incluso la cantidad de dinero apostada, por muy considerable que sea, nada tiene que ver con las oportunidades de obtener el premio más atractivo. La disciplina es una de las claves para tener éxito en las máquinas tragaperras. Antes de comenzar la jornada de apuestas es necesario establecer un límite inflexible con relación a lo que puede perderse e incluso ganarse en las máquinas tragaperras. En cuanto se llegue a tales límites, un jugador debe abandonar de inmediato. Nunca hay que gastar más dinero del que se tiene y es mejor no ganar nada que salir del casino con pérdidas.

Otro aspecto importante es el siguiente: si la suerte no nos sonríe, no hay que apostar fuerte para compensar lo perdido hasta ese momento. Lo que procede en este caso es exactamente lo opuesto, es decir, incrementar la apuesta únicamente cuando se vaya ganando. La razón de ello es que, bajo esas circunstancias favorables, no existe presión alguna para no arriesgar un poco.

Finalmente, como último consejo, hay que leer bien las especificaciones detalladas en cada máquina tragaperras, puesto que aspectos como el del Premio Máximo, cuanto se paga por cada símbolo y más, hay que tenerlos siempre presentes.

El juego de los dados

Los dados siguen evolucionando como juego de azar
Los dados siguen evolucionando como juego de azar
Durante siglos el lanzamiento de dados se ha constituido como un entretenimiento predilecto para los aficionados al azar. Su sencilla mecánica ha facilitado que la creación de diferentes sistemas que usan dados de seis caras. El lanzamiento de dados es una actividad lúdica que ha venido transformándose a lo largo de mucho tiempo.

Precisamente, la variedad de este juego que se practica en los casinos contemporáneos presenciales u online, se basa en un método de rotación y de lanzamiento de dados que comentaremos a continuación.

Reglas precisas de los dados

En el juego de los dados, un participante toma el turno de lanzador cuando efectúa una apuesta en la Línea de Pase o bien, en la Línea sin Pase y cuando logra que la persona quien se encarga de recolectar los dados se los ceda. Desde este momento quien lanza los dados prosigue en ello hasta que resulte un 7, tras de lo cual se selecciona a un nuevo lanzador. Ahora bien, cabe señalar que una Línea de Pase es la apuesta más elemental del juego.

Si los dados lanzados resultan con una combinación de 7 u 11 puntos entonces quien obtenga el triunfo será quien hizo tal apuesta y allí culminará esta etapa de lances del juego. En contraparte, si el resultado del lanzamiento es de 2,3 o 12 puntos los apostadores pierden sus sumas y se finaliza esa serie de lances. A partir de este punto, se continuarán los lances y las combinaciones resultantes hasta que nuevamente acontezcan los 7 puntos que definirán al ganador.

Las variaciones virtuales

En el caso de la Línea sin Pase se trata de una apuesta que se maneja en los casinos virtuales. En esencia puede comprenderse como una apuesta de la línea de pase pero en sentido opuesto, es decir, en el momento en que caen 7 u 11 los participantes pierden la apuesta, pero en cambio, si resulta 2, 3 o bien 12, los jugadores que se aventuraron apostando salen victoriosos.

Otra alternativa de juego para los dados online son las Apuestas de Venida o sin Venida. Lo que define a estas apuestas es que si se lanza 7 u 11 se pierden las Apuestas de Venida pero si se lanza 2, 3 o 12 entonces se logra la ganancia de las Apuestas sin Venida. Otra combinación posible en el ínterin equivale en un punto para el jugador.

La estrategia de la memoria

La memoria hace mucho en el póker
La memoria hace mucho en el póker
Existen muchos consejos valiosos en el póquer, pero ninguno resulta tan aprovechable como el de la memorización. Recordar lo más importante de cada partida y atesorarlo permanentemente es esencial para tener éxito en el póquer. De entrada se trata de un juego que precisa altas cotas de atención. Esto es por todos aceptado. Sin embargo, lo que no se toma en consideración de la manera en que se debería, es el valor que tiene la memorización de las claves de juego.

El hecho de que no se le dé la relevancia que se merece se puede constatar por la gran cantidad de derrotados que abandonan las salas de juego noche tras noche. De tal suerte que no existe acción en una partida de póquer que no tenga su importancia y su por qué. Interpretares tas acciones adecuadamente es muy importante, pero recordarlo siempre es vital para triunfar en el rey de los juegos de cartas.

Leer entre líneas

Jamás se debe interpretar lo que se desarrolla en la mesa de juego literalmente. Imaginemos que un rival solicita que le sean cambiados algunos de los naipes de su juego. Generalmente esto se traduciría en que ese jugador tiene una mano poco afortunada que trata de mejorar. Pero no es lo único posible, puede que ese rival tenga una combinación estupenda y lo que intente sea esconderla hasta que llegue el momento adecuado de usarla. Este ejemplo citado nos puede dar una idea de los alcances de un farol bien desarrollado, máxime si entre los rivales hay varios jugadores nóveles.

De esta manera, justamente los jugadores incipientes, pueden ser los más beneficiados por la práctica de la memorización activa en los juegos de azar y en específico en el póquer. La memoria junto con la capacidad de leer lo esencial de las partidas y asimilarlo, es clave para lograr un crecimiento concreto como jugadores. Esta es la mejor táctica para comprender cuál es el sentido oculto de los contendientes en cada jugada que desarrollan.

Recordar, volver a vivir

Pero la memoria necesita de un complemento capital y ese es el de la experiencia. Independientemente de que se consiga en tertulias de juego con amigos o en participaciones en torneos bien organizados. La vivencia de la mesa de juego, de las apuestas, de los tells, y de todos los acontecimientos relacionados con las partidas es la verdadera formula de la victoria para los campeones. Pero sólo si se consigue atesorar todo este caudal en la memoria y se preserva allí para tenerlo siempre a nuestra disposición. Recordar en el póquer es volver a vivir y la clave para volver a ganar.

Glosario de la Ruleta: las apuestas

Glosario de la Ruleta: las apuestas
Glosario de la Ruleta: las apuestas

Es por eso que vale la pena estudiar ciertos términos relacionados con el juego de la ruleta. En el caso de los términos que a continuación comentaremos, todos vinculados a la mecánica de las apuestas, se hará patente que la elección del tipo de apuesta a realizar es un factor decisivo a la hora de obtener ganancias o sufrir duras perdidas en las sesiones de juego. Así como parece, inofensiva en sus girar, la ruleta puede llegar a ser toda una aventura de fortuna y estrategia.

Apuesta a la primera segunda y tercera docena

Así se le conoce a las apuestas realizadas sobre 12 números. Otra manera de referirse a ella es la de apuesta a primera columna. La paga que le corresponde es de 2-1.

“En Plain” o Apuesta a pleno

En la terminología de la ruleta francesa designa a las apuestas desarrolladas sobre un número en particular.

Apuesta de calle

Se lleva a cabo para una línea de números. También se le conoce como la apuesta de los tres números. La paga que maneja es de 11-1. Otra denominación que tiene es la de “apuesta transversal” y se le menciona así, en el argot de la ruleta francesa.

Apuesta de línea

Es una de las designadas como apuestas externas. Se realiza sobre dos líneas de la ruleta, con un alcance de media docena de números.

Apuesta directa

La tradicional apuesta de las sesiones de juego. Es la básica. Se lanza para un solo numero de la tabla de la ruleta. Su paga es de las mejores, puesto que alcanza el 35-1.

Apuesta dividida

Interesante apuesta que se efectúa al situarse sobre la división de dos números. Es por eso que también se le nombra como apuesta de los dos números. La paga que le corresponde es de 17-1.

Apuesta externa

Muy utilizada en las rondas de ruleta. Se puede lanzar sobre el color que saldrá, también aventurando si la rueda se detendrá sobre número par o impar, o incluso de acuerdo a las docenas de la tabla, en el caso de que así se elija. Las apuestas externas se colocan en la periferia de la mesa de juego.

El Black Jack Europeo

El Black Jack Europeo
El Black Jack Europeo

Se caracteriza porque se pueden jugar solamente de tres manos en una misma mesa y ostenta algunas particularidades que lo hacen diferente del Black Jack tradicional.

Diferencias importantes

En el Black Jack europeo el banquero distribuye primeramente un solo naipe descubierto y el segundo de ellos se reparte cuando ha terminado de entregarles el total de las cartas a todos los participantes. Por otro lado, a diferencia del Black Jack convencional, en el europeo un contendiente solo puede doblar una apuesta si cuenta con 9, 10 u 11 puntos producto de las dos primeras cartas de su combinación. Otra curiosa diferencia, es que en el europeo el dealer no revisa si ha logrado Black Jack. Ahora bien, la meta del juego es idéntica a la del Black Jack habitual: acercarse en puntos lo más posible al veintiuno, sin rebasar esa cifra. Los naipes guardan el mismo valor que exhiben en su marcado, con la excepción de las figuras, que son: el Rey (K), la reina (Q) y la Jota (J) que tienen un valor de 10 puntos. Por su parte, los ases (A) se manejan con un valor que puede variar de 1 a 11 puntos.

Mecánica del juego

Cuando al terminar una mano se logra un puntaje próximo a los 21 en un grado mayor al del croupier, se obtiene el triunfo. En contraparte, si el puntaje resulta menor o excede los 21 puntos, uno es el que carga con la derrota y la pérdida de la apuesta. Si se da el caso de una igualación de puntos entre el jugador y la banca, se decretará empate y el participante obtendrá de vuelta su apuesta original.

Muchas opciones

En el Black Jack europeo se utilizan seis mazos de cartas que son barajadas al unísono. En el instante de comenzar la partida uno tiene varias alternativas: dividir, doblar o seguro. En el caso de la primera puede optarse por separarlas en dos juegos distintos, con solo apostar una cantidad igual a la que habíamos colocado de inicio. En el caso de la segunda, si las dos primeras cartas recibidas logran acumular entre 9-11, se puede doblar tal combinación. Finalmente, el seguro es una suerte de juego alternativo inserto en el principal, que sirve para protegerse de la obtención posible de un Black Jack por parte de la banca.

El aspecto estadístico del póquer

El aspecto estadístico del póquer
El aspecto estadístico del póquer

Más que un arrojarse al destino en cada mano, lo que se necesita para alcanzar la excelencia como jugador es adquirir una buena capacidad de cálculo de probabilidades. En especial en el póquer online, esta cualidad no es un plus al estilo de juego de un contendiente, sino más bien, una condición de posibilidad para desarrollar cualquier estrategia de juego.

Las matemáticas de las cartas

Ninguna de las dinámicas habituales del póquer presencial tiene cabida en los desarrollos lúdicos efectuados en el póquer online. La mejor manera en la que el entendimiento puede abordar un desafío es adaptándose al medio en el cual se presenta. Y los grandes jugadores de póquer, los triunfadores de las competencias de trascendencia mundial, saben adaptarse a la naturaleza estadística que subyace en toda partida realizada. Con mayor razón esto se concreta en el póquer virtual, de acuerdo a los procesos matemáticos bajo los cuales se desenvuelve una computadora y el internet en general.

Un estilo de juego razonado

No existe un método más acertado para aprender el arte del póquer que dejar de considerarlo un poco como arte para abordarlo como se hace con las teorías de una ciencia exacta. Lo indispensable para ser un jugador exitoso es saber calcular las posibilidades de éxito que tiene una mano determinada, y aprovechar estratégicamente ese conocimiento. El póquer es un ejercicio estadístico disimulado en lujo, oropel y mucha clase. Tal vez resulte complicado de inicio, acceder a esta visión del póquer y probablemente sea aún más complejo adaptar el juego a tal perspectiva. Sin embargo, con la práctica continua es factible cultivar la capacidad para valorar que manos pueden competir con opciones de triunfo, y con cuales es mejor abandonar la partida.

La suerte es de quien la trabaja

En las lides del póquer conviene darle a la suerte su justa dimensión y sólo eso. Por supuesto que es relevante, y la famosa imagen del naipe como un trasunto de la fortuna es pertinente. Pero el cálculo de las estadísticas en el juego que puede efectuar todo participante es definitivamente más significativo que cualquier injerencia de la fortuna. En el póquer la suerte es de quien trabaja por alcanzarla.

Trucos para el Blackjack

Trucos para el Blackjack
Trucos para el Blackjack

Conviene hacerse de una particular cultura de los juegos de azar, es decir, una colección de referencias y datos interesantes para memorizar y hacerlos parte de nuestra formación para aprovecharlos en cada ocasión de casino que se nos presente. Por lo tanto he aquí una serie de claves y trucos que nos servirán para obtener buenos dividendos en las partidas de blackjack con tan solo mentalizarlas y derivar nuestra estrategia de juego a partir de ellas.

Manipulando al croupier

Es recomendable manipular el juego para que el croupier se pase.  En dado caso de que el croupier tenga un 4, 5 o 6 a la vista de todos, no conviene solicitar un naipe nuevo, salvo que se cuente con una mano de las llamadas “suaves”, es decir, aquellas sin riesgo alguno de pasarse con una carta aunada.  Las cartas mencionadas le dan al croupier una enorme probabilidad de pasarse, circunstancia que nos resultará muy conveniente.  La verdad es que en la mayor parte de los casos, lo mejor es dividir o doblar nuestra combinación para recibir un mejor premio, si el croupier llega a pasarse.

Las mejores combinaciones

Si se tiene una mano de 17 o mayor, no se debe pedir un nuevo naipe, aún si la carta exhibida del croupier es más alta que la nuestra.  Las probabilidades de pasarnos son demasiado arriesgadas. Incluso si un naipe de 10 puntos es la carta oculta más posible que posea el croupier, de igual manera puede tratarse de una carta con un valor cualquiera inferior a 10.  Si se tiene 17, contra un 9 u 8 de la carta del croupier, es factible la posibilidad de empatar.

Divisiones favorables

Se puede considerar a un as suelto como una carta realmente fuerte. Dos de ellos, por otra parte, suman 12 puntos.  Al dividirlos contamos con una notable oportunidad de ganar.  Un par de 8 dan como resultado 16: en el ámbito del Blackjack, la peor combinación de todas.  Pero si logramos dividirla podemos tener dos 18, combinaciones de buena categoría.  Por otra parte un 10 es una base estupenda para una jugada,  pero 20 difícilmente puede dividirse.  Finalmente, al dividir 6 nos dará un par de manos con 6 como base, la cual es la carta más débil posible. 

Sobre el Blackjack

Sobre el backjack
Sobre el backjack

Por supuesto, los casinos online siempre cuentan con salas de juego especializados en Blackjack para las delicias de los aficionados. No obstante da la impresión de ser un juego sumamente complejo, lo único que se precisa para dominarlo y disfrutarlo es saber contar hasta el número 21. A continuación ahondaremos en la mecánica de este juego divertido y emocionante.

Mecánica del Blackjack

La partida da inicio con cada participante colocando una apuesta y recibiendo dos naipes. Un par de cartas más es entregado al croupier. Hay que mencionar que la totalidad de las cartas repartidas a los jugadores se entregan boca arriba. El croupier por su parte no muestra más que una. No resulta por demás significativo que los rivales puedan ver nuestra combinación, puesto que la única competencia se da contra la casa. La meta del juego es aproximarse a 21, en mayor medida de lo que pueda lograrlo el croupier, pero sin pasarse de este número. Los naipes tienen el valor de su respectiva numeración, cada figura vale 10 unidades y los ases valen 1 u 11 según la elección de los participantes. Si las dos cartas que nos correspondieron no alcanzan sumadas un número con el que podemos derrotar al croupier- de acuerdo a la señal de su carta a la vista- se puede pedir una y otra carta, siempre de no pasarse de 21, puesto que de esta manera habremos perdido la apuesta.

Desarrollo de partida

Si se tiene la convicción de contar con los puntos necesarios para ganar es preciso plantarse, a fin de que el siguiente rival tenga su oportunidad de jugar. Luego de completarse el ciclo de jugadas, llegado el turno del croupier, descubrirá por fin su carta oculta. Si la suma de sus dos cartas da como resultado 16 o menos, el croupier se verá obligado a pedir. Si el resultado es 17, o más de eso, deberá plantarse. Si el croupier supera los 21, todos los participantes que no hayan pasado en el juego ganan la apuesta en turno. De no pasarse el croupier, se les pagará una cantidad de dinero idéntica a lo que se apostó, a los competidores que hayan logrado una suma de puntos más cercana a los 21. Y si se presenta un empate no hay ganador.

Para el triunfo en el Blackjack

Para el triunfo en el blackjack
Para el triunfo en el blackjack

Estos jugadores de excelencia fundamentan sus cálculos de juego  en los únicos medios de información que poseen: los naipes que han visto y la estructura general de la baraja. Tanto el Blackjack, como el poker comparten una característica sumamente relevante, y es que motivan una forma de pensamiento en la que la razón y el instinto se entreveran poniendo en marcha todas las capacidades vitales de una persona. Profundicemos en los requerimientos para la victoria en el Blackjack.

Calculando probabilidades

Con la táctica idónea, se puede reducir la ventaja que tenga la casa en una partida de blackjack con barajas múltiples hasta un porcentaje de 0.45. Esto quiere decir, que resulta factible que se sacrifiquen 45 centavos de cada 100 dólares que se apuesten. Por supuesto, tal estadística  no asegura que se perderán 45 centavos de cada 10 forzosamente, pero luego de un periodo extenso de juego, esas cifras son las que se distinguirán a nuestras jugadas. Si se decide no atender a este tipo de cálculos, ni seguir ninguna clase de estrategia elemental, para actuar de acuerdo a intuiciones y corazonadas, podemos estarle regalando a la caja probabilidades a su favor hasta en un porcentaje de 5%. Tal medición puede alcanzar los 7% en el caso que se realicen apuestas. Por lo consiguiente, en esas circunstancias, deben evitarse a toda costa.

Variaciones del azar

En ciertos salones de juego y casinos utilizan una modificación a la regla habitual que enuncia “el croupier se planta con 17 suaves” convirtiéndola en “el croupier pide 17 suaves”. Esta pequeña desviación de sentido le otorga a la casa una ventaja cercana al 0.66%. La alternativa de renunciar a la mitad de una apuesta, por el derecho a salirse de una partida, pueden llegar a ser un gran método de salvación si las circunstancias lo ameritan. La razón está en que así se logra reducir hasta en un 0.35% la ventaja de la casa, con 17 suaves a favor del jugador y un 0.55% en las ocasiones con reglamentaciones menos favorecedoras.