Pensar en la suerte

La suerte viene como se va
La suerte viene como se va
Hay que determinar en qué se falló para evitar en lo futuro cometer ese desacierto y por supuesto, identificar cual fue la vía que nos llevó a obtener una victoria, para aspirar a repetirla. Meditemos más acerca de los juegos de azar y su circunstancia para aprender y comprender las claves del éxito en ellos.

Esperarlo todo

En los juegos de azar se deben anticipar todos los posibles resultados. Una actitud como esta, a la larga, nos forjará un sólido carácter orientado a la victoria. No se tiene nunca nada garantizado en los casinos. Para comprenderlo a ciencia cierta, basta con recordar las palabras del poeta italiano Francesco Petrarca quien se expresaba de esta manera: “Felices ustedes mortales, si entre tantos escarnios como puede inferir la fortuna, únicamente soportan los moderados y no los extremos”.

De esta manera, hay que visualizar una sesión de juego como un tiempo es donde se pueden tener toda una variedad de resultados y no necesariamente catastróficas derrotas o exorbitantes victorias. Nada está escrito en el azar.

Aprovechar nuestro momento

Cuando finalmente las circunstancias de un juego de azar se concilian para gestar nuestra buena fortuna no debemos titubear en aprovecharlas al máximo. Pierre de Ronsard, el célebre poeta francés, comentó en alguna ocasión “Vive ahora, no aguardes a que llegue el mañana. Toma hoy mismo las rosas que te ofrece la vida”. Así pues, no se deben dejar pasar los instantes de muchas ganancias por mor de un exceso de prudencia. Si se tiene un buen día en el casino hay que aprovecharlo a plenitud, con el conocimiento de que el mañana es por demás incierto.

Atentos siempre

Nunca hay que concentrarse en el flujo de las jugadas tanto como para pasar por alto las circunstancias en las que se producen. Hay que tener la atenta paciencia de esperar una buena racha y saberla disfrutar. Miguel de Cervantes, autor del Quijote, escribió alguna vez “El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no se debe quejar si se le pasa”. Por lo tanto, es preciso percatarse de los entornos que propiciaron ciertas circunstancias exitosas de juego, aprovecharlas de inmediato y disfrutarlas por completo.

Un pensamiento en “Pensar en la suerte”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*