Acerca de las trampas en los dados

Acerca de las trampas en los dados
Alterar los dados para obtener ventaja en el juego y las apuestas no es algo novedoso. Se han localizado dados muy antiguos con este detalle en muchas partes del mundo. Es factible establecer una vinculación entre los jugadores del mundo antiguo y los del mundo moderno por detalles como el mencionado: cierta malicia lúdica hermana a los hombres de cualquier tiempo.

En nuestros días, los casinos más importantes del planeta cuentan con rigurosas medidas de seguridad para determinar si los dados de los que se sirven son válidos. Se evalúa hasta la mínima posibilidad de trampa, cualquier subterfugio en los dados con los que los gamblers apuestan enormes cantidades de dinero. Los dados que utilizan estos casinos son sometidos a revisiones meticulosas y tras cada jornada de juego, se guardan bajo llave para reducir aún más cualquier riesgo de sustitución.

Peligro constante

Si en una partida de Craps un dado brinca de la mesa de juego, lo cual es frecuente, el jefe de la mesa lo quita de inmediato, para que nadie tenga ocasión de sustituirlo. En partidas de Private Craps o en establecimientos para juego clandestinos, las posibilidades de sufrir estafas con dados alterados resultan escandalosas. Lo mejor en ese caso es no arriesgarse.

Juego deshonesto

Cualquier tipo de dado que no presente un cubo perfecto mostrará una tendencia a caer en determinadas caras. La manera más habitual de hacer trucos con los dados es rebajando levemente uno de los cantos. Así se propicia que ciertas de las caras de este dado se exhiban con mayor frecuencia, justamente las que no tienen la superficie rebajada. Los números que ostenten estas caras serán los que más aparezcan y se pueden orientar las apuestas y jugadas hacia estos números, para sacar provecho.

Otros trucos no recomendables

Existe otra manera de hacer trampa con los dados y consiste en aumentar el peso de uno de los lados sin modificar la forma de todo el objeto. Este procedimiento tiene como propósito hacer que la cara opuesta a la alterada y por supuesto, el número que ostenta, se muestre con mayor frecuencia.

Para evitar trampas como la ultima mencionada, algunos casinos usan dados transparentes. Pero el riesgo de que se alteren este tipo de dados, persiste, puesto que la modificación se puede realizar debajo de los puntos. Para ello basta con quitar la pintura con la que se encuentran marcados y posteriormente, volver a pintar los puntos una vez que se ha modificado la estructura del dado.

Ganar en los dados

Ganar en los dados
Para ganar en los dados se puede proceder de dos maneras muy distintas. La primera consiste en hacer trampa. La segunda en seguir estrategias legales y confiables. En cuanto a lo primero, se puede hacer trampa con los dados sin necesidad de trucarlos. Un jugador deshonesto y avezado puede arrojar los dados de tal modo que incremente las posibilidades de que se muestre una faz del mismo. En los craps que se juegan en un casino, los participantes deben lanzar los dados de tal suerte que reboten en la pared. De esta manera se elimina casi por completo cualquier ocasión de abuso.

No obstante, si los dados rebotan contra una superficie blanda un jugador experimentado aun puede proceder con ciertas trampas a su favor.

Difícil trance

Lo complicado es determinar quien es el jugador que está cometiendo trampa con los dados. Medir y pesar los dados a lo largo de una partida de juego, en realidad no es procedente. A final de cuentas las modificaciones que pudieran tener serían mínimas, tanto, que difícilmente podrían ser detectadas. Lo mejor es no participar en partidas improvisadas en donde no se conoce a ciencia cierta la integridad de los demás participantes y mucho menos la procedencia de sus dados. En el caso de los casinos, se supone que la casa protege a los jugadores. Sin embargo, es preciso no confiarse y mantenerse atentos a las circunstancias y detalles que allí acontezcan.

Métodos aceptados

Por el contrario, quien juega lealmente a los dados hace lo correcto, puesto que se trata de los clásicos de casino que más probabilidades brinda de ganar a los participantes. Por ejemplo, en este juego, los contendientes pueden lanzar una apuesta sin ventaja para la banca y la casa paga de acuerdo a las reales probabilidades que se presenten. Para aprovechar al máximo esta situación, los jugadores de dados pueden proceder de la siguiente manera: la apuesta debe de colocarse en la barra de no pase. Con ello se le concede una ventaja mínima al casino, 1,4% y no más que eso. De tal suerte que sabiendo manejar este sistema un jugador de dados puede lograr buenas rachas y ganar notables cantidades de dinero en cada lance. Otras apuestas ganadoras en los dados son por ejemplo, la apuesta Horn, apuesta a duros, Gran 6 y Gran 8 y las apuestas de Campo. Por todo lo anterior, los dados son uno de los juegos de casino más nobles y fascinantes que existen.