Consejos para ganar al poker

Si quieres ganar, sigue estos consejos
Si quieres ganar, sigue estos consejos
Lo que se busca es condensar en breves meditaciones algunas grandes cuestiones y circunstancias que se relacionan con este clásico de los juegos de azar. El poker implica así, como veremos, una rara combinación de emotividad y razonamiento.

Para no olvidar

Se considera frecuentemente que en el poker gana la carta más alta, sin embargo, esto no siempre sucede. La verdad es que la carta que gana es la que aparece en el momento más oportuno, de acuerdo al juego que manejan cada uno de los rivales. Otra recomendación frecuente es la de controlar el temperamento propio al jugar. Y es que a veces es adecuado ir a ciertas manos, pero en otras no lo es.

Esta observación sí es pertinente puesto que el poker como todos los juegos de azar deben ser abordados con una sabia distancia que permita saber cual es la mejor vía de acción y así propiciar mejor el triunfo. Las emociones deben impulsar a un jugador, pero nunca obcecarlo.

Un buen consejo

Es frecuente interesantes diagnósticos acerca del póker. Por ejemplo, uno de ellos considera que en este juego de casino, la inteligencia, el buen juicio y la intuición atraen a la suerte. Los dos primeros elementos para saber qué naipes manejar y el tercero para atender a la voz interior que generalmente guía a los campeones hacia las máximas hazañas. En cambio otras consideraciones no parecen tan atinadas. Como muestra basta pensar en esa persistente imagen que se tiene de los jugadores de poker como personas ambiciosas a las que les agrada demasiado el dinero y la obtención fácil del mismo en los casinos. Esta opinión carece de fundamento y es demasiado reduccionista puesto que deja de lado una serie de valiosos factores que se relacionan con la práctica del poker.

Y es que en este juego de azar, aspectos sumamente provechosos para la personalidad se acrisolan, por ejemplo, la competitividad, la perspicacia y la capacidad de calcular probabilidades. Cada una de estas actividades puede ser aprovechada tanto dentro como fuera de los salones y casinos. El poker es, en cierta manera, una escuela de vida que debe aprovecharse a plenitud, puesto que muchas experiencias que se adquieren en la mesa de juego pueden ser valiosas para otras circunstancias de la cotidianidad.

Reflexiones acerca del poker

He aquí algunas reflexiones interesantes sobre el juego del poker
He aquí algunas reflexiones interesantes sobre el juego del poker
La meta de todas ellas es motivar a los jugadores principiantes a que logren buenos resultados y a que los jugadores experimentados valoren sus propios logros en la mesa de poker.

“En el poker, a veces lo más importante es permanecer en la mesa de juego, no tanto conseguir la victoria”

Depende mucho la circunstancia de cada jugador el posible provecho de cada partida disputada. Para un jugador con mucha experiencia la presión por ganar es mayor que la que tiene un jugador novato. Para este último es más importante obtener confianza y acrecentar su temple. Una victoria afortunada y rápida no le será tan provechosa como poder mantenerse en la contienda el mayor tiempo posible.

“En el poker, el azar es importante, pero también lo es tomar las decisiones correctas en el momento más adecuado.”

Un error frecuente que se comete al jugar poker es el de sobreestimar el papel que tiene la fortuna para su desarrollo y final resultado. Por ejemplo, si se compara el peso de la suerte en el poker con respecto a otros juegos de azar como el bingo o la ruleta, se hará evidente que resulta mucho menor, puesto que en el poker los jugadores tienen más oportunidades de forjar su propia victoria.

“El poker se define por las siguientes nociones: decisión, oportunidad y azar.”

Es posible que todo juego de azar pueda ser comprendido por estas tres claves: primero por el arrojo que se demuestre en la elección de las jugadas, segundo, en tener la sensibilidad para captar el mejor momento para llevarlas a cabo y finalmente, en captar involuntariamente esa conjunción de circunstancias que se denomina como azar y desenvolverse con respecto a ella.

“Para ganar en el poker hay que determinar a qué mano se apostará. El resto no es más que estimaciones de probabilidades.”

Pocos juegos de azar, tienen la rara particularidad de poner en actividad todas las capacidades humanas a un tiempo. El poker sí lo consigue, puesto que motiva el ejercicio de la intuición y el razonamiento para conseguir un objetivo, derrotar a los rivales y quedarse con el bote completo.

Tal vez no sea conveniente separar el poker cerebral, el estadístico, de aquel poker impetuoso de las corazonadas triunfadoras y las decisiones trepidantes, puesto que ambas vertientes dotan de sentido al juego de azar, que por algo, es el más popular del mundo.

Por un poker inteligente

La inteligencia en el poker se da por supuesta
La inteligencia en el poker se da por supuesta

En lo que sigue comentaremos algunas recomendaciones para desempeñarse inteligentemente en la mesa de póker, obteniendo así una gran oportunidad de ganar.

Juego responsable

Nunca hay que mentir por hacer trampa en el póker. Si bien en ciertas ocasiones parecería que un jugador deshonesto se sale con la suya, a la larga su engaño se hace evidente con las peores consecuencias para su reputación. Y precisamente en cuanto a este punto, hay que pensar en la reputación de un jugador como se consideraría la marca de una empresa.

Es preciso protegerla en todo momento, cuidarla y mantenerla intachable. Respetar a los demás jugadores es una manera segura de lograrlo. Marcar diferencia en la mesa de juego se puede lograr por otras vías, por ejemplo, demostrando competitividad y autonomía, realizando lo opuesto a lo que hacen los demás jugadores en una circunstancia precisa.

Jugar con fundamentos

Nunca hay que jugar póker con la esperanza de triunfar. Las buenas intenciones no bastan en este juego de azar. Es preferible informarse y jugar habiendo estudiado atentamente las posibilidades de ganar que se tienen. Hay que manejar un planteamiento estadístico para cada partida. Hacer anotaciones. Puede sonar excesivo pero no lo es en lo absoluto. Con relación a esto, es muy aconsejable estudiar atentamente a los contrincantes, percibiendo su patrón de juego, asimilando cualquier dato o referencia acerca de su sistema que nos permita superarlos al momento de decidir al ganador de la partida.

Consejos varios

Es importante percatarse de quien se encuentra mirando nuestro propio juego. De esta manera podremos evitar que los rivales lleguen a ponerse de acuerdo y ayudarse secretamente para derrotarnos, o bien, algún espectador malicioso. Con respecto a los jugadores de póker que acostumbran hablar excesivamente a los largo de las partidas, hay que tener cuidado. Muchas veces esta actitud no es más que un recurso para disimular el juego que han obtenido y manejarlo mejor.

Antes de iniciar una partida de póker hay que estar seguro de que se cuenta con el dinero necesario para no quedarse con las manos vacías a la mitad de la velada de juego. En el póker, se debe jugar únicamente lo que se esté dispuesto a perder. Finalmente hay que recordar que los mejores botes se encuentran en las mesas con luces grandes y además, procurar ahuyentar a los mejores rivales lo más pronto que se pueda, para que ellos no lo consigan con respecto a nosotros.

Consejos para triunfar en el poker

Los consejos siempre son bienvenidos en el poker
Los consejos siempre son bienvenidos en el poker
A continuación comentaremos algunos de los consejos más valiosos para triunfar en el póker.

Prudencia y cálculo

La habilidad es más importante que la suerte en los dominios del póker. Esta es una enseñanza capital que nunca hay que olvidar. La fortuna es una constante de gran relevancia, pero a la larga, los jugadores más capaces son los que terminan obteniendo el triunfo. Por otro lado, importante es considerar que el póker es un juego a largo plazo, se puede perder o ganar una mano, pero lo que realmente vale es la resultante a largo plazo.

Llegado el momento conviene apostarlo todo y jugarse la fortuna entera al destino. Es entonces cuando el temperamento- del que tanto se menciona como una condición para campeonar en el póker- debe sentar sus reales. Sin miedo la victoria se propicia más en el póker. Pero igualmente, en cierto momento hay que retirarse sin dudarlo. Un buen jugador de póker no participa en todas sus manos, solamente lo hace cuando tiene una buena combinación, es decir, posibilidades reales de triunfo. Es preciso evitar los errores de los principiantes y determinar el momento exacto para arrojar las cartas.

Cuestión de experiencia

No conviene aventurarse en el póker si no se le conoce a fondo. No importa si otros demuestran tener mucho éxito en ello. Los que no saben jugar bien y se lanzan ciegamente a ruedo son presa fácil de los jugadores más experimentados. Lo mejor para los principiantes es jugar sin dinero para ganar confianza y posteriormente, luego de prepararse bien, entonces sí, comenzar con apuestas moderadas para irlas incrementando razonablemente. Es preciso aprender de las equivocaciones, ese es el valor de las grandes derrotas en el póker. Los triunfos también son instructivos en este caso, adicionalmente a la ganancia económica que dejan, por la experiencia que proporcionan. Pero ello no basta y la lectura atenta de manuales, libros, blogs y la asistencia a conferencias y congresos acerca del póker, es muy provechoso para irse formando como un jugador de altura. Se recomienda convivir con otros jugadores, rodearse de grandes exponentes de los naipes, aprender de su temple y estilo de juego.

Un consejo adicional es la de elegir correctamente la mesa en donde se jugará. Muchas partidas pueden marcar su resultado con anticipación por el solo hecho de no seleccionar la mesa más propicia para ganar. Si por ejemplo, en una mesa hay muchos rivales, se reducen considerablemente las oportunidades de ganar.